Pensar en ti   --a--

Sunday, January 15, 2017

La luna se abre y tu rostro aparece muy por encima de los escombros del tiempo.  No sé por qué, pero hoy es una de esas veces en que tu recuerdo me llega de golpe, y sin querer, comienzo a pensar en ti. ¡Hola!  ¿Cómo estás?  Déjame preguntarte: ¿Es verdad que tus ojos cuando sonríen rompen el silencio con una alegría inusual?
Es divertido ver cómo mi ser se llena de nostalgia con sólo imaginarme que tú estás cerca de mí.  Ayer recuerdo que esperaba tu rostro en cada nube que transitaba por el azul del cielo; y a pesar de que el tiempo a crecido, esta añoranza lejana, se vuelve a enredar en mis dedos al tratar de encontrar el reloj que detuvo esta ilusión, pues ella empezó a crecer hace tantas lunas, y todavía, sin ningún respiro, lo hace, cada día, un poco más.  ¿Será  que las ilusiones son como los árboles?  Tú lo plantas, le abonas el tronco y lo abandonas al tiempo; entonces la lejanía, el sol, el viento y cada una esas ideas volubles hacen crecer sus raíces hacia un punto en el infinito.  Y hoy, cuando tú vuelves el rostro hacia atrás, descubres que esa ilusión ya no es la misma, ha cambiado; y de alguna forma ha roto el caparazón normal; y ahora es más esbelta que antes, más noble que antes, y sobretodo, su densidad se ha redoblado, no permitiendo que ninguna dudas broten de su original creación.

Te digo que es divertido verte pensar de nuevo; a través de las telearañas de mi quehacer diario te veo sonreír desde la distancia.  No sabes que tan seguro me siento percibiendo tu perfume a través de la simbología que nos separa, sabiendo que esa silueta que mis ojos crean no es real; pero es tuya; ¿será que el tiempo redefine cada unas de nuestras intensiones? Y hace repintar el mundo con una fragancia nueva, más sutil, y quizás, perfecta; o será que mis propios caprichos añaden más condimento a este pensamiento que no ha podido andar en las nubes del tiempo.  Cierto es que casi todo puede llegar a contradecirse; pero para qué, si el pensarte renueva esta idea sublime que tengo de ti.