Traición en el aire, en tus ojos de ángel, en cada risa que brota de tus labios de lodo.

Monday, April 4, 2016

Traición en el aire, en tus ojos de ángel, en cada risa que brota de tus labios de lodo.  La lluvia nace y humedece los sueños.  La voz llega y el teléfono la atrapa.  El murmullo era rancio, sin nada más que una hoja de llanto cubriendo sus pechos sedientos.  La imagen viene del pasado, se sienta a tu lado, quebrando los muros claros de silencios y olvidos lejanos.  ¿Por qué hablo del llanto, si en el mundo también hay alegría?  ¿Por qué mis manos trazan símbolos antiguos en el misterio del tiempo? ¿Por qué pregunto porqué?, si la razón no existe cuando la locura ilumina el camino hacia tus labios.  La noche traza tu nombre y derrite los muros helados donde tu rostro camina desnudo.   El vacío viene y va, se esconde detrás del armario de la cocina.  La luz, que dice venir del silencio, tiene una carie en el vientre.  La ruta comienza, mis manos sin nombres tratan de crear una silueta de rostros y de voces añejas en el portal de tus ojos misteriosos.  Hoy muero rápido, con recuerdos lejanos, memorias frescas y sonrisas negras.  Hoy recuerdo el frío inmenso que llovía dentro, que lloraba lento, cuando decidí no buscarte más.  Era un punto largo, que entrelazaba sueños, que mordía deseos, y sin querer, deletreaba trozos blancos donde tu nombre yacía muerto.